viernes, 30 de junio de 2017

Adaptarse o morir. Lo hemos escuchado tantas veces.


Adaptarse o morir. Lo hemos escuchado tantas veces, la lección no es tan fácil. El problema es que somos humanos, y queremos algo más que sobrevivir. Queremos amar, queremos el éxito. Queremos ser lo mejor que podamos, por lo tanto, nos peleamos como locos para conseguir esas cosas. Cualquier otra cosa se siente como la muerte.

- Meredith Grey

Si lo quieres es cosa tuya, da igual el resto del mundo...


Si lo quieres es cosa tuya, da igual el resto del mundo, déjales que opinen lo que quiera, aquí importas tu, lo que tu sientas, quieras, desees, necesites para ser feliz. Da igual las veces que hayas fallado, dan ya igual las veces que hayas sentido que no puedes con ello, y sobre todo da igual ya aquel día en que quisiste rendirte, porque si vuelves a luchar por ello, significa que has conseguido salir de ese pozo de desesperación, que estas comenzando de cero, que hoy no es el fin, sino el principio de algo nuevo, algo por lo que debes luchar.

Dejemos atrás las huellas del pasado, no miremos nuestros pasos, para andar no necesitas mirar atrás, si te das cuenta, el día que conseguiste levantarte de tu eterna caída, las huellas de tus pasos se borraron, comenzaste de nuevo. Dicen que cuando te caes, es muy difícil conseguir levantarte sin heridas, pero hoy, yo te digo que ¿Por qué no tener las cicatrices de tu caída? Demostraran que conseguiste salvarte de ti mismo, habrás conseguido ganar tu propia guerra.

Si no sientes miedo es que no tienes nada que perder, por eso, el miedo tiene que estar presente en nosotros, si sientes miedo, dolor, si a veces lloras, es que estas vivo. 


-Desconozco el autor


♪ ♫ ♩ ♬
Say you, say me
Say it for always, that’s the way it should be.
Say you, say me - say it together naturally.
I had a dream, I had an awesome dream:
People in the park, playing games in the dark.
And what they played was a masquerade,
But from behind the walls of doubt a voice was crying out:

Say you, say me
Say it for always, that’s the way it should be.
Say you, say me - say it together naturally.



jueves, 29 de junio de 2017

Un día me dijeron: nunca dejes ir algo que verdaderamente amas.


Un día me dijeron: nunca dejes ir algo que verdaderamente amas. Y me hizo pensar, ¿qué pasa si ese algo no quiere permanecer a mi lado? ¿qué pasa si lo que verdaderamente amo, no me ama? ¿y cómo dejar ir algo que ni siquiera me pertenece?

- Bruno Mars


miércoles, 28 de junio de 2017

Mírate caminar, mujer, estás para que te amen...


Mírate caminar, mujer, estás para que te amen. Que se rompan las ventanas cada vez que pasas cerca y se hagan grietas en el piso con los zapatos que tocas, para que piensen en ti cuando se apagan las luces y seas el primer deseo que alguien pida al despertar. Mírate bien, mujer, no estás para que te engañen, ni que te quieran a medias. No estás para ser segunda opción.

- Estefanía Mitre

domingo, 25 de junio de 2017

No te prometo el cielo...


" Ojalá pudiera prometerte el cielo, pero cariño, yo solo sé de infiernos." 


No lo puedo seguir ocultando: nací en el país equivocado.


El sentimiento de no pertenecer a un país

Últimamente cada vez que salgo es un recordatorio de por qué no parezco encajar: hago la cola en el cajero express y la estudiante de medicina de 21 años se tarda una hora cobrando un cheque, la señora de al lado quejándose del mal servicio del banco con un tono de voz lo suficientemente alto como para que la escuche el centro comercial entero, camino por la calle y la gente se mueve a 0,001 kilómetros por hora, el sol eterno, el calor asfixiante, la viveza, las mentes cerradas y retrógradas, el pana que te limpia el parabrisas sin tu permiso, que ninguna disco se enfoque en la música que te gusta, el carro con placa de neón azul que maneja a la velocidad de la luz mientras reproduce “Ready to Love” de Dyland & Lenny con el bajo distorsionado y que se come la luz roja en el proceso.

Recuerdo cuando era pequeño y me costaba hacer amistades. Creo que esto no se trata solo del país, sino que siempre me he sentido como un forastero. En secundaria tenía pocos amigos porque la mayoría me parecía inmaduro y que no valía la pena mi tiempo. Tenía una profesora que me decía en esa época que era muy maduro para mi edad, y que no se me iba a hacer fácil hasta salir de ahí. Ese sentimiento estaba presente hasta con una parte de mi familia. Casi nunca iba a las reuniones y cuando lo hacía, no estaba cómodo. El escándalo, el vallenato a todo volumen, mi madre invitándome a bailar “Tu lo que quieres que te Coma el Tigre”, los cuentos de cómo mi tío ordeñó su primera vaca en la finca, la historia de la señora que mandó a callar a mi madre mientras iba en un bus hasta Sinamaica y ese tipo de cosas que por mucho que trataba de pretender que estaba interesado en la conversación, desearía que estuviésemos hablando de otras cosas. Pero uno no escoge a su familia, y así como son igual los quiero.

Para lo que hago, aquí es difícil salir adelante. Aunque últimamente creo que para cualquier joven recién graduado es casi imposible echar pa’ lante. Tengo la suerte de que cuento con unos padres y una hermana que me han apoyado en todo. Desde que les dije a los 11 años que quería ser director de cine, pensaron que se trataba de una etapa, como cuando quise ser astrónomo, pero con el tiempo se dieron cuenta de que la cosa iba en serio y en vez de obligarme a estudiar medicina, alguna ingeniería o cualquier otra carrera que “diera cobres”, sabían que esa pasión no la podían detener. Cada vez que necesitaba algo para mi cámara o para un rodaje, era otro recordatorio: en mi país no se consigue nada, o si existe, tienes que ir del norte al sur o de estado a estado a ver si encuentras un cable específico que va del micrófono al grabador digital.

Cuando viajé por primera vez a Londres y me bajé del bus que me llevó de Gatwick a Westminster, percibí de inmediato una sensación de familiaridad con el lugar. Las largas caminatas de la estación del metro hasta el vagón, el ritmo vertiginoso y frenético de sus habitantes, la forma de vestir, el ambiente opaco del invierno, el orden, la limpieza. Es como si todo ese tiempo la ciudad había estado esperando por mí. Mientras me sentaba en una banca y admiraba el entorno me di cuenta de que estaba llenando un vacío que no sabía que tenía.

Una semana después quería convencerme a mí mismo de que solo era la sensación de novedad, pero en el fondo sabía que era algo más profundo que eso, estaba abrumado con sentimientos de pertenencia. Se supone que uno llama “hogar” a su país de nacimiento, y en ese momento sentía que estaba traicionando a Venezuela, ya que mi conexión emocional con el lugar donde nací se estaba empezando a disipar progresivamente. Mientras iba en el tren de regreso al aeropuerto, empecé a sentir tristeza, como si me estuvieran quitando algo que me pertenecía.

¿Qué querrá decir todo esto? ¿De verdad algunos nacemos en el país equivocado? ¿Los nacionalistas entenderán este sentimiento? Esta última pregunta que me hago sí estoy convencido de que es un “no”. Es bueno ser nacionalista, hasta cierto punto. Yo nunca lo he sido, aunque estoy agradecido por todas las cosas que he podido sacar gracias a nuestra idiosincrasia. A mí me gusta contar historias, y en este país se ven tantas cosas que siempre hay material para escribir. Pero hay que tener cuidado con el nacionalismo, a veces no deja ver la realidad. Siempre escucho las frases “el problema no es Venezuela, es la gente”, “no es el país, es el gobierno”, pero después me detengo a pensar ¿qué hace a un país? y la primera respuesta que me viene a la mente es la gente. ¿De qué sirve tener paisajes bonitos y ganar concursos de belleza si la sociedad deja mucho que desear? No todos los venezolanos son así, de eso estoy claro, pero al parecer otra gran parte no tiene cultura y no sé como avanza una sociedad sin ello.

“Vete de una vez, el país no te necesita”, estarán pensando algunos. Pero tranquilos, tarde o temprano los dejaré en paz. A pesar de todo, todavía me pregunto si es que yo no encajo en el país o el país no encaja conmigo.

- Alejandro Hernández

sábado, 24 de junio de 2017

La vida no es un deporte de espectadores.


La vida no es un deporte de espectadores. Ganas, pierdes o empatas, el juego continua lo queramos o no. Si quieres discute con los árbitros, cambia las reglas, haz trampa, toma un descanso y atiende tus heridas pero juega, y juega fuerte, juega rápido. Juega libre y sin ataduras, juega como si no hubiese un mañana. No se trata de ganar o perder, se trata de como juegas, ¿verdad? .

– Meredith Grey


Toda la vida esquivando balas...


Toda la vida esquivando balas, y te mata un abrazo, una despedida y un nunca.

- Ulises Kaufman

viernes, 23 de junio de 2017

¿Qué he aprendido en estos tantos años?


¿Qué he aprendido en estos tantos años?

que el amor que no se expresa no llega a la adultez
que el poder es un instinto de todo lo que tiene vida 
             aunque no tenga consciencia de ellas,
             de  la vida que defiende y
             del poder para sobrevivir
que la información es un derecho de la inteligencia
que protege a los que no lo son tanto
que la venganza se debe alejar de la justicia por  mas que se le parezca
que la vergüenza es buena cuando busca la decencia necesaria
           para no quedarnos solos, irrespetándose a sí mismo
que la belleza se encuentra, divirtiéndose, aún en la mas terrible fealdad
que el tiempo no es solo el instante que se tiene entre
          otros millones de instantes
que cada uno de nosotros depende de todos los otros unos
que, a su vez, quieren ser independientes
          para expresar amor, tener poder y estar informado
que busca justicia para no tener que vengarse
         aspirando que lo rodee gente decente y, sobre todo,
         tener tiempo para profundizar la vida consciente como privilegio.

-Roberto de Vries

jueves, 22 de junio de 2017

Las mejores respuestas que he escuchado...


Las mejores respuestas que he escuchado me las ha dado el tiempo. Inclemente. Despiadado. Definitivamente sincero.

- Olga María Saín


miércoles, 21 de junio de 2017

Si yo supiera que esta es la última vez ...


Si yo supiera que esta es la última vez que te veo dormir,
entonces te abrazaría fuertemente y le 
pediría a Dios que protegiera tu alma. 

Si yo supiera que esta es la última vez que 
te veo salir por esa puerta, te daría entonces un abrazo y un beso
y te haría devolver para estar contigo una vez mas. 

Si yo supiera que esta es la última vez que escucho tu voz, 
entonces grabaría en un vídeo cada acción 
y cada palabra tuya para así verte día tras día...

Si yo supiera que esta es la última vez que puedo
gastar un minuto extra para decirte que te amo 
en vez de asumir que ya lo sabes,
entonces te lo diría ya mismo...

Si yo supiera que esta fuera la última vez que yo
pudiera compartir contigo un día mas... 

Bueno, yo estoy seguro de que van a haber 
muchos días mas juntos, así que mejor dejo esta sin contestar...

Siempre hay un mañana para arreglar nuestros errores y siempre 
vamos a tener una segunda oportunidad para dejar todo claro.

Habrá siempre un nuevo día para decir: “Te Amo” 
y seguro siempre habrá una oportunidad mas para decirnos 
¿"Que mas puedo hacer por ti"? 

Pero sólo en caso de que yo estuviera equivocado,
y que solo tuviera el hoy, entonces te diría lo mucho que te amo,
y que espero que nunca nos olvidemos. 

El mañana no esta asegurado para nadie, joven o viejo,
hoy puede ser nuestra última vez para darle
un fuerte abrazo a nuestro ser querido. 

Por eso si tu estas esperando por hacerlo mañana,
¿porqué no hacerlo hoy? 

Si ese mañana nunca llegara, entonces seguro añorarías
por ese momento en que no diste ese tiempo extra para 
regalar una sonrisa, un abrazo, o un beso y estuviste
tan ocupado para dar ese regalo a alguien que a lo mejor
ese hubiera sido su último deseo. 

Así que acércate a tus seres queridos y diles
que siempre vas a estar cerca de ellos. 

Tómate el tiempo para decirles “perdóname,” 
“Gracias,” o “está bien”, entonces si el mañana nunca llega,
no te arrepentirás de nada hoy…

-Gabriel García Márquez.

Pudo haber sido...




De todas las palabras tristes que uno puede decir o escribir, las más tristes son: Pudo haber sido.

- John G. Whittier


Piensas que nunca te va a pasar...


Piensas que nunca te va a pasar, imposible que te suceda a ti, que eres la única persona del mundo a quien jamás ocurrirán esas cosas, y entonces, una por una, empiezan a pasarte todas, igual que le suceden a cualquier otro.

- Inicio de "Diario de invierno", de Paul Auster.




martes, 20 de junio de 2017

Siempre hay un tiempo...


Siempre hay un tiempo para marchar aunque no haya sitio a donde ir.

- Tennessee Williams

Si ha sido brutalmente roto...


Si ha sido brutalmente roto, pero todavía tiene el valor de ser suave para los demás, entonces se merece un amor más profundo que el océano mismo. 

- Nikita Gill 


lunes, 19 de junio de 2017

Mirar al mundo desde una perspectiva diferente.


Nuestro destino nunca es un lugar, sino una nueva forma de ver las cosas
-Henry Miller

El modo en que vemos al mundo da forma a como lo tratamos,
Si una montaña es una deidad, y no una pila de roca
Si un río es una vena de la tierra, y no un potencial de agua irrigadora;
Si un bosque es un espacio sagrado y no solo tablones de madera;
Si las demás especies son familia ,y no solo recursos
o si el planeta es nuestra Madre, y no una oportunidad,
Entonces nos trataremos los unos a los otros con un mayor respeto.
Ese es entonces el desafío, el de mirar al mundo desde una perspectiva diferente. 

-David Suzuki

domingo, 18 de junio de 2017

Hijo(a) sólo por hoy...


Sólo por hoy, en la mañana, voy a sonreír cuando vea tu rostro y a reír cuando tenga ganas de llorar.

Sólo por hoy, en la mañana, voy a dejarte escoger la ropa que té vas a poner, voy a sonreír y a decirte que te queda perfecta.

Sólo por hoy, en la mañana, voy a pasar por la lavandería y a pasar por ti, para llevarte al parque a jugar.

Sólo por hoy, al mediodía, voy a dejar los platos en la cocina y voy a dejarte que me enseñes como armar ese rompecabezas juntos.

Sólo por hoy, en la tarde, voy a desconectar el teléfono y a apagar la computadora, para sentarme junto a ti en el jardín para hacer burbujas de jabón.

Sólo por esta tarde, no voy a reclamarte, ni siquiera a murmurar, cuando tu grites y llores cuando pase el carro de los helados, y voy a salir contigo a comprarte uno.

Sólo por esta tarde, no voy a preocuparme sobre que va a ser de ti cuando crezcas, y voy a pensar otra vez todas las decisiones que haya tomado acerca de ti.

Sólo por esta tarde, te dejaré que me ayudes a hornear unas galletas, y no voy a estar detrás de ti tratando de arreglarlas.

Sólo por esta tarde, te llevaré a Mc Donald’s y vamos a comprar una Cajita Feliz para ambos, para que tengas los dos juguetes.

Sólo por esta tarde, te estrecharé en mis brazos y te contaré una historia acerca de cuando tu naciste y sobre lo mucho que te quiero.

Sólo por esta noche, te dejaré salpicar en la bañera y no me voy a enojar.

Sólo por esta noche, te dejaré despierto hasta tarde, mientras nos sentamos en el jardín a contar las estrellas.

Sólo por esta noche, estaré junto a ti por horas y no extrañaré mis programas favoritos de TV.

Sólo por esta noche, cuando pase mis dedos entre tu cabello mientras oras, simplemente daré gracias a Dios por el mayor regalo que he recibido.

Voy a pensar en las madres y en los padres que están ahora buscando a sus hijos extraviados; las madres y padres que visitan a sus hijos en sus tumbas en lugar de en sus camas, y en las madres y padres que están en los hospitales mirando sufrir a sus hijos, gritando por dentro por no poder hacer nada más.

Y cuando te dé un beso de buenas noches te voy a estrechar un poco más fuerte, más tiempo; así, agradeceré a Dios por ti y no le pediré nada, excepto, un día más.


Aquella noche en que mi papá me dijo:"Te quiero, hijo mío"


Tengo muchos recuerdos de mi padre y de cómo crecí a su lado en nuestro departamento junto a las vías del tren elevado. Durante veinte años oímos el rugido del convoy cuando pasaba por la ventana de su dormitorio.

De noche, tarde, papá esperaba solo en las vías el tren que lo llevaba a su empleo en la fábrica, donde trabajaba en el turno de medianoche. Esa noche en particular, esperé con él en la oscuridad para despedirlo. Su rostro estaba triste. Su hijo menor, es decir yo, había sido reclutado. Le tomarían juramento a la mañana siguiente a las seis, mientras él estaba en su máquina de cortar papel en la fábrica.

Mi padre había hablado de su rabia. No quería que "ellos" se llevaran a su hijo de sólo diecinueve años, que nunca había bebido o fumado un cigarrillo, a pelear en una guerra en Europa. Puso sus manos en mis delgados hombros.

-Ten cuidado, Jorge, y si alguna vez necesitas algo, escríbeme y me ocuparé de que lo consigas.

De pronto oímos el rugido del tren que se aproximaba. Me abrazó con fuerza y me besó suavemente en la mejilla. Con los ojos llenos de lágrimas murmuró:

-Te quiero, hijo mío.

Entonces llegó el tren, las puertas lo encerraron dentro y desapareció en la noche.

Un mes mas tarde, a los cuarenta y seis años, mi padre murió. Tengo setenta y seis en el momento de sentarme a escribir esto. Una vez oí a Pete Hamill, el periodista de Nueva York, decir que los recuerdos son la mayor herencia de un hombre, y tengo que coincidir con él. Sobreviví a cuatro invasiones en la Segunda Guerra Mundial. He tenido una vida llena de todo tipo de experiencias. Pero el único recuerdo que permanece es el de aquella noche en que mi papá me dijo: "Te quiero, hijo mío ".-

Y tú.. sabes que puedes estar haciendo un recuerdo?

-Extraído de Chocolate caliente para el Alma.

sábado, 17 de junio de 2017

El mundo hay que fabricarlo uno mismo...


El mundo hay que fabricarlo uno mismo, hay que crear peldaños que te saquen del pozo. Hay que inventar la vida, acaba siendo verdad.

- AM Matute

viernes, 16 de junio de 2017

Una niña le dijo a su madre: "¿Por qué me quitas a mi papá?"...


No le quites a su padre...

"Solo hay dos cosas infinitas: el universo y la estupidez humana,  pero no estoy muy seguro de la primera, de la segunda puedes observar  cómo nos destruimos solo para demostrar quién puede más"   - Albert Einstein

Una niña le dijo a su madre: "¿Por qué me quitas a mi papá?"... lo dijo asustada pero con valentía al reclamarlo...

y esto me hizo reflexionar sobre esas madres, que con razón o sin ella, utilizan a sus hijos para vengarse y molestar a su pareja, sin pensar en las consecuencias mentales y emocionales, que ello les ocasionará en sus vidas. 

¿Qué se logra separando a los niños de la "otra" familia, de sus abuelos, de sus tíos...? ¿Qué se gana con "hablar" mal del otro y decirle que su padre o madre, es esto o aquello? ¿Qué crees que estás haciendo al momento de obligar e insinuar a un niño, que tiene que "escoger" entre su madre o su padre? (por lo general, esto no se les dice abiertamente pero se hace) ¿Dónde está el sentido común, de darse cuenta que esta actitud insana, cruel y poco racional, dañará, por el resto de su vida, a ese niño?...

Esta reacción es muy común,  entre las madres o los padres, que no han superado, de manera sana una separación. Y allí se pueden quedar por años y apagarse al futuro. Estarán acumulando "facturas" que le pasarán a sus hijos y a su "ex" por el resto de sus vidas. Y esto es lamentable, no solo para la madre que se niega la posibilidad de rehacer su vida y ser feliz, sino también para los niños, que sufrirán la amargura de una madre o un padre vengativo, frustrado y desolado.

No es tema en este momento, hablar sobre las separaciones y lo dolorosa que pueden ser. Una pérdida es una experiencia traumática, de dimensiones inenarrables. Pero quedarse en el drama de un divorcio, no permitirá "saltar" y superar la experiencia, con aprendizajes que mejoren la propia vida.

"Lo que fue, fué"... Un matrimonio debería ser un equipo donde ambos crezcan en su libre albedrío. Sumen juntos, en lugar de restar; y en los buenos y malos momentos, acompañarse con respeto, dándole espacio al otro para su propio crecimiento.
"No te preocupes por las personas de tu pasado, hay una razón por la que no llegaron a tu futuro" Paulo Coelho

Cuando una relación se acaba y hay hijos, nunca se debe olvidar, que el otro, ya no es tu pareja, pero sigue y seguirá siendo, el padre o la madre de tus hijos y este es un rol, que por la salud mental y emocional del niño, hay que reconocer y conservar, cuando sea posible.

Veo con reserva, ese clamor frecuente de quienes con orgullo, proclaman que son "padre y madre", pues es una manera de criar a los hijos con carencias, resignación, victimismo y limitaciones.

Venezuela se ha caracterizado por una cultura, donde las madres asumen el doble rol con muchísima frecuencia. Y esto ha significado una distorsión de los valores familiares que en conclusiones tampoco conducen a una mejor manera de criar a los hijos... 

Lo significativo de este mensaje está en reflexionar y tener presente, que el otro es el padre de tu hijo, por cierto, una relación que no es fortuita y lo sano, es permitir al otro, ejercer su rol cuando lo quiere asumir con responsabilidad.

No te conviertas en un juez del otro y no pretendas "vigilar" su manera de relacionarse con los niños. Dale el espacio a que tiene derecho tu hijo, de tener a su padre o a su madre.

La educación fundamentalmente se concreta con el modelaje de cada uno de los padres. Si te mueve el orgullo, la venganza, la descalificación a tu ex, la separación, la amargura, los celos, la rabia... ¿Has pensado, como se sentirá tu hija o tu hijo, ante actitudes y comportamientos guiadas por tales sentimientos? ¿Qué crees que copiará de ti? ¿Sentirá respeto por ti, cuando no lo tienes por su padre? ¿Será comprensivo contigo, cuando lo que haces es criticar y desvalorizar la imagen del otro? ¿Te perdonará alguna vez, si lo que le has enseñado es la venganza? ...

Te separaste, no lo has superado, te equivocaste... no hubo la reflexión a tiempo, no se buscó la ayuda oportuna para salvar la relación... ahora te das cuenta de lo que has podido hacer para conservar tu pareja pero no lo hiciste, te sientes culpable, crees que "mereces" una nueva oportunidad pero tu ex no te la da, la familia del otro ahora te molesta más que antes y no los quieres ver... ¿Dónde estás?

Te recomiendo separar una cosa de la otra. Quien fue tu pareja ahora es tu ex, asúmelo, suéltalo, busca ayuda, perdona, aprende y sigue adelante... Tu hijo o tu hija, tiene un padre o una madre. Respeta esa relación y separa tu rabia, tu indignación y tu impotencia, dejando el camino libre a esa relación filial. Y recibirás el respeto de tus hijos al enseñarles que el amor también significa aceptación y comprensión.

- Magdalena Calvo De Sosnowsky
Fuente: eluniversal.


miércoles, 14 de junio de 2017

Alguien que te ame como tú... y como yo.


No, de verdad, yo no creo que me entiendas. Tú no necesitas de alguien que solo finja escucharte, menos a alguien que se pase el día haciéndote promesas, y mucho menos a alguien que le interesa más acomodarse el cabello antes que verte sonreír. Perdón, pero creo que necesitas a alguien que cuando te mire quiera quedarse, que al oír tu voz tiemble de la emoción, alguien que actúe tanto como hable, alguien que se emocione por tus logros, que quiera cuidarte, alguien que te ame como tú... y como yo.

- Irwin Valera




Feliz Día del Padre. NO dejes manifestarle tu gratitud y tu cariño.

Los padres también necesitan sentirse amados, así que si tu papá siempre ha estado a tu lado y te ha dado amor, dile en su día y siempre lo importante que es para ti.

A continuación les comparto una bellas frases relacionadas a los padres:

He vivido una vida repleta de problemas, pero no son nada comparado con los problemas que tuvo que afrontarse mi padre para lograr que mi vida empezase.
-Bartrand Hubbard.

A veces el hombre más pobre deja a sus hijos la herencia más rica.
-Anónimo 


No importa quién fue mi padre. Lo importante es quién recuerdo yo quién fuese
-Anne Sexton.

Cuando un hombre se da cuenta de que su padre tal vez tenía razón, normalmente tiene un hijo que cree que está equivocado.
-Charles Wadsworth.

Cuando nací mi padre era un ser que a veces aparecía para aplaudir mis últimos logros. Cuando me iba haciendo mayor, era una figura que me enseñaba la diferencia entre lo mal y el bien. Durante mi adolescencia era la autoridad que me ponía límites a mis deseos. Ahora que soy adulta, es el mejor consejero y amigo que tengo.
-Anónimo

No me cabe concebir
ninguna necesidad tan importante durante la infancia de una persona que la necesidad de sentirse protegido por un padre.
-Sigmund Freud. 


A todos los buenos padres, les deseo un Feliz Día y muchas bendiciones.


- Marisela Serrades G.





domingo, 11 de junio de 2017

Ella no es perfecta, pero está jodidamente cerca de serlo


Ella no es perfecta, pero en la cama, cuando se escurre entre mis brazos, casi distraída y se acomoda así con la cabeza sobre mi pecho, para ver una película casi desnuda, creo que tengo derecho a asegurar, que está jodidamente cerca de serlo.

- Un tal Gabriel

miércoles, 7 de junio de 2017

Escuela de vida


La mirada al frente, la sonrisa a punto, y los zapatos limpios. 
No lo olvides: ni una sola pista a los enemigos.

- Karmelo Iribarren

Te espero, en algún sitio estoy esperándote.


Si no me encuentras enseguida, no te desanimes, si no estoy en aquel sitio, búscame en otro. Te espero, en algún sitio estoy esperándote.  

- Walt Whitman.

martes, 6 de junio de 2017

Elton John a Marilyn Monroe...


Y me parece que viviste tu vida 
Como una vela al viento 
Sin saber a quien aferrarse 
Cuando la lluvia empieza

- Elton John a Marilyn Monroe



¿Por qué hay gente que se cambia de país?

Migración  Canaria-Venezuela. Los barcos fantasma, La Elvira -1949
¿Por qué hay gente que se cambia de país? ¿Qué la empuja a desarraigarse y dejar todo lo que ha conocido por un desconocido más allá del horizonte? ¿Qué le hace estar dispuesta a escalar semejante Everest de formalidades que le hace sentirse como un mendigo? ¿Por qué de repente se atreve a entrar en una jungla foránea donde todo es nuevo, extraño y complicado? La respuesta es la misma en todo el mundo: la gente se cambia de país con la esperanza de encontrar una vida mejor.

- Yann Martel






viernes, 2 de junio de 2017

Si vinieras lo primero que te pediría sería que me abrazaras...


Si vinieras lo primero que te pediría sería que me abrazaras muy fuerte, que me exprimieras todo el amor que te he guardado por tanto tiempo y que me dejaras desaparecer en tus brazos un minuto.

— Azares del destino, Denise Márquez


♪ ♫ ♩ ♬
Por si volvieras; por si volvieras 
la puerta la dejo abierta para que puedas pasar 
por si volvieras, por si volvieras 
la puerta la dejo abierta para que puedas pasar 



jueves, 1 de junio de 2017

Todos necesitamos que alguien nos mire...


Todos necesitamos que alguien nos mire. Sería posible dividirnos en cuatro categorías, según el tipo de mirada bajo la cual queremos vivir:

La primera categoría anhela la mirada de una cantidad infinita de ojos anónimos, o dicho de otro modo, la mirada del público.

La segunda categoría la forman los que necesitan para vivir la mirada de muchos ojos conocidos. Estos son los incansables organizadores de cócteles y cenas.

Luego está la tercera categoría, los que necesitan de la mirada de la persona amada.

Y hay también una cuarta categoría, la más preciada, la de quienes viven bajo la mirada imaginaria de personas ausentes. Son los soñadores.

― Milan Kundera, The Unbearable Lightness of Being