martes, 25 de noviembre de 2014

Hijo, no botes el cajón...


Un anciano chino permanecía sentado en el pórtico de su casa, demasiado viejo para trabajar en la huerta, mientras su hijo y el resto de la familia araban el campo para la siembra.

El hijo mira al anciano y piensa para sus adentros: Ya está muy viejo… ¡Todo lo que hace es comer y producirnos gastos y molestias! ¿Qué nos puede aportar? Lo mejor es salir ya de ese viejo estorboso.

Así pues, el hijo construye un cajón; lo arrastra hasta el pórtico y ordena bruscamente a su padre: ¡Padre, métete ahí dentro!

Cuando el anciano, con paso vacilante, logra meterse dentro de la caja, el hijo le coloca la tapa y la clava fuertemente; la monta sobre una carreta tira por dos bueyes y se encamina montaña arriba hasta un elevado peñasco. Al llegar a la cumbre, el hijo oye unos golpes que lo llaman desde el interior de la caja y pregunta: ¿Qué quieres, papá?

La voz del padre responde desde el interior: Hijo, ya comprendo lo que estás haciendo conmigo; me vas a matar porque ya no te sirvo de nada… pero déjame darte como padre un último consejo:

-Te sugiero que me tires a mí por el despeñadero; pero conserva el cajón, porque muy probablemente tus hijos llegarán a necesitarlo dentro de unos años…

Puedes tener muchas excusas para hacerlos a un lado, pero hay que prestarles atención, ayuda, cariño, en los años de vejez y durante sus enfermedades. No podemos hacerlos a un lado, después de haber trabajado y de cuidarnos, sus años de vejez deben ser dignos y sobretodo rodeados de amor.

-Vía Renuevo de Plenitud

lunes, 24 de noviembre de 2014

NO PERMITAS QUE TE CONTROLEN....


Del mismo modo en que controlamos a distancia nuestro televisor por medio de un control electrónico el cual a veces compartimos con las personas que se sientan a disfrutar de los programas con nosotros así mismo le hemos prestado el control del "televisor" de nuestras vidas a otras personas.

Hoy quiero que pensemos a quienes le hemos permitido tener el control y quienes tienen el poder de cambiar con solo una llamada, un mensaje electrónico o algún "post" en las redes nuestros estados emocionales o mas aun nuestras decisiones.

Una cosa es que escuchemos la opinión de aquellos capacitados para darla y otra cosa es que le hayamos dado el poder a cualquiera de amargarnos,deprimirnos o hacernos hervir la sangre de coraje.

Digamos hoy, basta ya! Vamos a comenzar a recoger esos controles y nunca mas permitamos que intenten manipularnos.

José N. García.


viernes, 21 de noviembre de 2014

RECUERDA EL FRASCO DE MAYONESA Y EL CAFÉ


“Cuando las cosas en la vida parecen demasiado; cuando 24 horas al día no son suficientes… Recuerda el frasco de mayonesa y el café. 

Un profesor delante de su clase de Filosofía, sin decir palabra tomó un frasco grande y vacío de mayonesa, lo colocó sobre la mesa y procedió a llenarlo con pelotas de golf.  

Luego les preguntó a sus estudiantes si el frasco estaba lleno. Los estudiantes estuvieron de acuerdo en decir que sí. 

Así que el profesor tomo una caja llena de canicas y la vació dentro del frasco de mayonesa. Las canicas llenaron los espacios vacíos entre las pelotas de golf. 

El profesor volvió a preguntar a los estudiantes si el frasco estaba lleno, ellos volvieron a decir que sí. 

Luego…el profesor tomó una caja con arena y la vació dentro del frasco. Por supuesto, la arena lleno todos los espacios vacíos, así que el profesor preguntó nuevamente si el frasco estaba lleno. En esta ocasión los estudiantes respondieron con un ‘sí’ unánime. 

El profesor enseguida agrego 2 tazas de café al contenido del frasco y efectivamente llenó todos los espacios vacíos entre la arena.

Los estudiantes reían en esta ocasión. Cuando la risa se apagaba, el profesor dijo:     

‘QUIERO QUE SE DEN CUENTA QUE ESTE FRASCO REPRESENTA LA VIDA’. 

Las pelotas de golf son las cosas importantes

Como la familia, los hijos, la salud, los amigos, todo lo que te apasiona. Son cosas, que aún si todo lo demás lo perdiéramos y solo éstas quedaran, nuestras vidas aún estarían llenas. Las canicas son las otras cosas que importan, como el trabajo, la casa, el auto, etc. La arena es todo lo demás, las pequeñas cosas. 

Si ponemos la arena primero en el frasco, no habría espacio para las canicas ni para las pelotas de golf.   Lo mismo ocurre con la vida.   Si gastamos todo nuestro tiempo y energía en las cosas pequeñas, nunca tendremos lugar para las cosas realmente importantes Presta atención a las cosas que son cruciales para tu felicidad.  

Juega con tus hijos, Tómate tiempo para asistir al doctor, Ve con tu pareja a cenar. Practica tu deporte o afición favorita.   Siempre habrá tiempo para limpiar la casa y reparar la llave del agua.   Ocúpate de las pelotas de golf primero, de las cosas que realmente importan. Establece tus prioridades, el resto es solo arena.

Uno de los estudiantes levantó la mano y pregunto que representaba el café.

El profesor sonrió y dijo:   ‘Qué bueno que lo preguntas… Sólo es para demostrarles, que no importa cuán ocupada tu vida pueda parecer, siempre hay lugar para un par de tazas de café con un amigo.’

“Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora”.
-El Rey Salomón



lunes, 17 de noviembre de 2014

El ser humano verdadero es capaz de aceptar regalos y de regalar


"Y si lo que haces en tu vida es pedir amor, seguirás siendo infantil. A menos que madures y seas capaz de dar amor, no serás una persona adulta. Todo el mundo pide amor, exige amor, y casi nadie lo da. Ésta es la desgracia de este mundo. Y todo aquél que pide amor piensa que él lo da, cree que él lo da.

He visto a miles de personas, todas hambrientas de amor, sedientas de amor, pero no veo a nadie que quiera darlo; y todas creen que dan amor pero no lo reciben... ¡En cuanto das amor, lo recibes automáticamente! Así ha sido siempre: en cuanto das, el amor se precipita en ti.Todas las personas creativas son dadoras. Puede que te canten una canción, que bailen para ti, que te escriban un poema, pinten un cuadro o te cuenten un cuento...

Hay personas que sólo son capaces de recibir, y que serán eternamente desgraciadas, ya que al recibir no puedes hacerte rico; te haces rico cuando das... Dar te enriquece.

Hay personas que van de un extremo a otro. Primero eran incapaces de dar, sólo eran capaces de recibir, y luego cambian, se van al otro extremo y ahora son capaces de dar, pero no de recibir. También ésta es una actitud parcial. El ser humano verdadero es capaz de aceptar regalos y de regalar".

-Osho
“Toda relación es una relación de dar y recibir. 
El dar engendra el recibir, y el recibir engendra el dar.” 

-Deepak Chopra


domingo, 16 de noviembre de 2014

Cuando bese, hágalo con ganas...


Aprenda de las mujeres maduras, 
señorita, no se complique la vida.

Cuando tenga tiempo libre, 
utilícelo como si fuese el último 
segundo de su existencia.

Cuando bese,
 hágalo con ganas,
 sienta como si fuese 
la última degustación de lenguas.

Cuando le hagan el amor, 
no se apriete, suéltese y disfrute 
como si fuese el fin del mundo.

-Toréllo

sábado, 15 de noviembre de 2014

Actualmente, los cincuentones se consideran adultos jóvenes


Un juego de números. Un día a principios de los años 70, cuando me acercaba a mi cumpleaños número 40, un amigo nos dijo a mi esposa y a mí que estaba a punto de cumplir los 50. Lo miramos asombrados y con un toque de consternación: era el amigo más viejo que habíamos tenido

Actualmente, los cincuentones se consideran adultos jóvenes

Cincuenta era una edad venerable, la de un hombre viejo. Por supuesto, una década después yo cumplí los 50. Pero para entonces mi perspectiva había cambiado enormemente: cincuenta era la edad de un adulto en pleno florecimiento de la madurez, pero la cifra ya no me hacía pensar en la vejez. En mi caso, estaba a punto de iniciar una segunda vida como novelista, así que si acaso me sentía un principiante.

Los importantes avances en la ciencia y la medicina pueden ayudarnos a mantenernos jóvenes, pero nuestros esquemas sociales no han evolucionado al mismo ritmo. Al transcurrir el tiempo, parece que seguimos moviendo la marca. Actualmente, los cincuentones se consideran adultos jóvenes con muchas décadas de vida aún por delante.

Mis colegas de la universidad que se especializan en gerontología me dicen que, en su opinión, la vejez no empieza hasta los 75. Y tengo amigos nonagenarios cuyos impresionantes niveles de energía ya no me sorprenden; por no hablar de un amigo que tiene 104 años y es mucho más ágil que yo. Y pensar que, cuando yo era niño, si alguien llegaba a los 100 años su foto era publicada en los periódicos dominicales junto a las imágenes de calabazas gigantes, becerros de dos cabezas y otras curiosidades locales.

Quizá para 2050 los centenarios se estén preguntando cómo pasarán los últimos 50 años de su vida. En un nivel, deberíamos estar celebrando los triunfos de la ciencia y el progreso: una nutrición mejorada, asombrosos progresos médicos, avances tecnológicos que no hace mucho habían parecido tema de ciencia ficción. Pero vivir más significa tener que mantenernos más tiempo. Y, en periodos de crisis, cuando las compañías quiebran o recurren a la reducción de personal, muchos trabajadores cincuentones y de más edad se están viendo obligados a comenzar de nuevo.

Pese a sus años de experiencia, ninguna compañía los quiere y se encuentran en una zona ambigua: son demasiado jóvenes para retirarse y empezar a recibir pensiones, pero demasiado viejos para ser considerados para los tipos de empleos que antes tenían. (Para ser claros, estoy pensando principalmente en los países occidentales, donde uno ve este dilema con demasiada frecuencia.)

En los últimos años, por supuesto, las compañías se han mostrado renuentes a contratar a personas jóvenes también. Pero esto es resultado de la crisis financiera y, tarde o temprano, pasará. El mercado laboral eventualmente se estabilizará; para los treintañeros, pero no para los que ya superaron los 50 años.

¿Cómo puede ser esto? Las personas de más de 50 son prácticamente jovenzuelos en estos días, y sin embargo ¿el mercado ya no tiene uso para ellas? Lo que tenemos aquí es una contradicción entre lo fisiológico y lo sociológico.

Los importantes avances en la ciencia y la medicina pueden ayudarnos a mantenernos jóvenes, pero nuestros esquemas sociales no han evolucionado al mismo ritmo. Las personas de cincuenta y tantos años siguen siendo vistas como ancianas y por tanto no dignas de que se invierta en ellas. Una vez que hayamos dejado esta crisis firmemente detrás de nosotros, ¿la creencia popular dará alcance al progreso científico o la gente seguirá pensando como lo hacía en los días en que vivir 100 años era considerado una gran noticia?

Si la hipótesis más pesimista se impone, entonces, así como ahora tenemos a masas de jóvenes desempleados siendo mantenidos por sus padres que no han sido excluidos aún de la fuerza laboral (o que reciben pensiones), tendremos masas de cincuentones desempleados (muy vigorosos) dejados de lado y, probablemente, siendo mantenidos por sus hijos.

Por Umberto Eco
Fuente: http://www.eldia.com.ar/edis/20140812/Un-juego-numeros-opinion1.htm



jueves, 13 de noviembre de 2014

¿CÓMO SER UNA DAMA?


El ser una dama, nunca debe de considerarse como algo arcaico o fuera de estilo; teniendo esto en mente, busque en diversos libros de etiqueta, y logré resumir en 21 mis consejos básicos que toda dama debe de seguir:
  1. Antes de que puedas convencer a la gente que eres atractiva, tienes que creer en ti misma.
  2. Siempre dicen “por favor” y “gracias”. La Civilidad nunca pasa de moda.
  3. Sólo usa tacones si sabe cómo caminar en ellos.
  4. Es auténtica, es fiel a sus principios y a ella misma.
  5. Disfruta del hecho de que es una mujer .
  6. Nunca muestra las piernas con escotes pronunciados al mismo tiempo.
  7. Evita dar elogios falsos.
  8. Recuerda los cumpleaños y envía notas de agradecimiento.
  9. Si comete un error, lo reconoce y pide disculpas.
  10. Bebe con responsabilidad. Los excesos nunca son bien vistos en una dama (para ser honestos, tampoco en un hombre).
  11. Llega a tiempo.
  12. Cuida lo que dice, como la forma como lo dice; es sincera.
  13. Una dama tiene el hábito de la lectura.
  14. Usa perfume pero no demasiado.
  15. Conoce y aprovecha las prendas básicas de su guardarropa, como el clásico vestido negro y la blusa blanca.
  16. Una dama de clase es rica, no en la riqueza sino en la cultura.
  17. Una dama sabe que las acciones hablan más que las palabras.
  18. No interrumpe a la gente con la que habla; escucha más de lo que habla.
  19. Tiene buena postura y siempre mira a los ojos.
  20. Una dama conoce sus límites sin importar lo que pase.
  21. No te la  hagas tonta cuando no lo eres.


http://www.marcobeteta.com/


martes, 11 de noviembre de 2014

ME GUSTAN LOS ABRAZOS Y LOS BESOS


Me gustan los abrazos y los besos.  Pienso que tocarse es importante.  La gran mayoría de la gente tiene prejuicios con los roces y evita esas cercanías.  Jamás he podido entenderlos.

Es cuestión de educación, me dijo un amigo, tú eres demasiado lanzado.  Nunca supe qué quiso decir con eso, pero tampoco pregunté demasiado.  Yo no besaba ni a mi papá, me confesó justificándose.  Eso no se estilaba en mi familia, resumió como si edificara un paradigma emotivo. 

¿Y cómo se saludaban?, pregunté. 

Nos dábamos la mano, contestó muy serio, alarmado por mi afán de cercanía.  El día que me gradué creo que me puso la mano en el hombro.  Fue el gesto más cariñoso que recuerdo.  Bueno, no puedo quejarme, pues lo que no hacía con los abrazos, lo compensaba con sus aportes en metálico.  Aprendí a quererlo por la cantidad de dinero que me daba.  Así me imagino que demostraba su capacidad de amar.

Qué pena, pensé; pero no dije nada.  Preferí un discreto silencio.

Tengo la absoluta certeza de que hay que tocarse, así como suena. Hay momentos en que un abrazo dice más que un discurso o cualquier frase contundente.  Cuando tocamos a alguien, le estamos diciendo que le apreciamos, que le queremos, que puede contar con nosotros.  Es un gesto hermoso, no sólo de aceptación, sino de amor.

Soy de los que creen que un abrazo a tiempo puede curar las heridas más profundas, las ofensas más terribles, el dolor del olvido y el abandono.  Estos contactos físicos tienen su código inscrito, como las miradas.  Quien los recibe, sabe cuándo son mera formalidad o verdadera muestra de solidaridad y amistad.  Con los abrazos es muy difícil mentir; los cuerpos tienen sus propios diálogos.

Cuando toco a alguien le hago partícipe de mi mundo.  Las grandes curaciones vienen a través de esos contactos físicos.  Un apretón de manos, un beso y el abrazo, estoy seguro, es el más curativo de todos.

Desconozco su autor

miércoles, 5 de noviembre de 2014

¡GUAO! ESO TIENE QUE SER DURO




“¡Guau! Eso tiene que ser duro”. Sólo con pronunciar estas seis palabras es suficiente para generar un efecto de empatía en el interlocutor, por lo que se convierte en el comodín perfecto para utilizar en una conversación cuando se pretende parecer cortés y caer simpático a alguien a quien apenas se conozca. Aunque parezca una frase, esconde una gran carga simbólica de adhesión a lo que nos están contando, algo que seduce y le encanta hasta al menos narcisista. ¿Por qué?

Como explicaba el escritor Paul Ford en una entrada publicada en la plataforma de blogging Medium, prueben a preguntarle a un desconocido por su trabajo o por sus hijos, luego díganle esta frase y verán cómo entablan una conversación cercana con ustedes como si los conociesen de toda la vida. La carga de empatía que tiene dicha frase funciona a la perfección en una sociedad en la que todo el mundo se mira el ombligo, cree que su trabajo o sus obligaciones son las más duras del mundo, y agradece que los demás se lo reconozcan.

Parece una contradicción que una frase a priori negativa, casi compasiva con la vida del interlocutor, genere empatía. Sin embargo, todo el mundo tiene sus problemas y que el interlocutor los considere como tales genera una especie de efecto terapia. El simple hecho de contar nuestras cuitas nos produce una sensación de liberación. Expresar lo que para nosotros es un problema, desahogarse y compartir los sufrimientos ya es una terapia. Si a esto le añadimos a alguien que nos escucha activamente y parece comprendernos entonces nos abriremos con él y lo consideraremos como alguien cordial y simpático.

La importancia social de la empatía
Ford aún añadía otro punto fuerte a su frase comodín para triunfar en los ágapes o recepciones en las que no se conoce al resto de participantes. Apenas tienes que revelar nada sobre ti mismo. Y es que sólo con hacer las preguntas adecuadas, saldrás muy bien parado. Mejor saber escuchar y quedar así bien que meter la pata soltando alguna boutade o un comentario políticamente incorrecto con alguien del que ni conocemos su ideología ni si es un simple trabajador o el mandamás de turno.

La escucha activa permite a los demás liberar tensiones, los tranquiliza y los hace sentir más valorados, por lo que se sentirán bien después de contarte sus penas. Una sensación placentera que relacionará directamente con tu persona. Por otra parte, desde la psicología se ha definido la empatía, esa identificación afectiva con el estado de ánimo del otro, como un aglutinante social, una fuente para generar redes cooperativas entre personas, para que fructifique la correcta convivencia social y, en definitiva, para crear relaciones armoniosas entre personas.

La importancia de generar empatía no acaba aquí. Según han concluido varios estudios psicológicos, este rasgo de la personalidad se relaciona con la capacidad para perdonar a los demás. Asimismo, aumenta la solidaridad y generosidad, unas actitudes cada vez menos presentes en las sociedades modernas.

El principio de una buena amistad
Una investigación llevada a cabo por psicólogos del Instituto de Investigaciones Sociales de la Universidad de Michigan determinó que desde los años 70 la sociedad era cada vez menos empática. Tanto es así que en este otro estudio basado en estos datos y publicado en la prestigiosa revista Science concluía que los jóvenes debían leer más literatura de ficción para compensar su falta de empatía.

Lo que sí está claro, leamos más o menos literatura de ficción, es que utilizando la frase comodín propuesta por Ford (“Wow. That sounds hard”, que podría traducirse como “¡Guau! Eso tiene que ser duro”) tendremos muchas más papeletas para que las personas tengan una opinión positiva de nosotros. Al fin y al cabo, el comportamiento cortés o los buenos modales no son más que una forma de mostrar a los demás que nos preocupamos por ellos, en ocasiones, con la finalidad de cuidar nuestra imagen o posición social. Asimismo, pueden ser el principio de una buena amistad.


http://www.elconfidencial.com/

martes, 4 de noviembre de 2014

Cuando te sientas triste niña, trénzate el cabello


"Decía mi abuela que cuando una mujer se sintiera triste lo mejor que podía hacer era trenzarse el cabello, de esta manera el dolor quedaría atrapado entre los cabellos y no podría llegar hasta el resto del cuerpo; había que tener cuidado de que la tristeza no se metiera en los ojos pues los haría llover, tampoco era bueno dejarla entrar en nuestros labios pues los obligaría a decir cosas que no eran ciertas.

Que no se meta entre tus manos- me decía- porque puedes tostar de más el café o dejar cruda la masa.Y es que a la tristeza le gusta el sabor amargo. Cuando te sientas triste niña, trénzate el cabello; atrapa el dolor en la madeja y déjalo escapar cuando el viento del norte pegue con fuerza.

Nuestro cabello es una red capaz de atraparlo todo, es fuerte como las raíces del ahuehuete y suave como la espuma del atole.Que no te agarre desprevenida la melancolía mi niña, aun si tienes el corazón roto o los huesos fríos por alguna ausencia. No la dejes meterse en ti con tu cabello suelto, porque fluirá en cascada por los canales que la luna ha trazado entre tu cuerpo. Trenza tu tristeza, decía, siempre trenza tu tristeza…

Y mañana que despiertes con el canto del gorrión la encontrarás pálida y desvanecida entre el telar de tu cabello. "

Texto de : Paola Klug. La PInche Canela  Guanajuato, México

lunes, 3 de noviembre de 2014

¿Por qué la gente se grita cuando están enojados?


Un día un sabio preguntó a sus discípulos lo siguiente:

¿Por qué la gente se grita cuando están enojados?


Los hombres pensaron unos momentos:
Porque perdemos la calma - dijo uno - por eso gritamos.

- Pero ¿porqué gritar cuando la otra persona está a tu lado? - preguntó una vez más 

¿No es posible hablarle en voz baja? 
¿Por qué gritas a una persona cuando estás enojado?

Los hombres dieron algunas otras respuestas pero ninguna de ellas satisfacía al maestro.

Finalmente él explicó: - Cuando dos personas están enojadas, 
sus corazones se alejan mucho. 
Para cubrir esa distancia deben gritar, para poder escucharse. 
Mientras más enojados estén, más fuerte tendrán que gritar
para escucharse uno a otro a través de esa gran distancia.

Luego preguntó: - ¿Qué sucede cuando dos personas se enamoran?

Ellos no se gritan, sino que se hablan suavemente, ¿por qué?

Sus corazones están muy cerca. 
La distancia entre ellos es muy pequeña.

Continuó: - Cuando se enamoran más aún, ¿qué sucede?

No hablan, sólo susurran y se vuelven aún más cerca en su amor.
Finalmente no necesitan 
siquiera susurrar, sólo se miran y eso es todo. 

Así es cuán cerca están dos personas cuando se aman.

Luego el sabio concluyó: 

Cuando discutan no dejen que sus corazones se alejen, no digan palabras que los distancien más, llegará un día en que la distancia sea tanta que no encontrarán más el camino de regreso.


-Desconozco el autor



♪ ♫ ♩ ♬
Niña Pastori y Falete: ESTRIBILLO: 

Quiero que me beses y a media voz 
decirte que te amoo, 
hablame bajito que nadie se entere 
de lo que nos contamos,
quiero que me beses 
y que nadie se entere de lo que nos amamoos... 


domingo, 2 de noviembre de 2014

SOLO LOS DERROTADOS CONOCEN EL AMOR





Y Él respondió:

Los derrotados son aquellos que no fracasan.
La derrota nos hace perder una batalla o una guerra. El fracaso no nos deja luchar.
La derrota viene cuando no conseguimos algo que queremos mucho. El fracaso no nos permite soñar.
Su lema es: "No desees nada y nunca sufrirás".
La derrota tiene un final cuando nos empeñamos en un nuevo combate. El fracaso no tiene final: es una elección de vida.
La derrota es para aquellos que, aunque tengan miedo, viven con entusiasmo y fe.
La derrota es para los valientes. Solamente ellos pueden tener la honra de perder y la alegría de ganar.
Solo los derrotados conocen el amor, porque es en el reino del amor que peleamos nuestros primeros combates, y generalmente perdemos.
Estoy aquí para decir que existen personas que nunca fueron derrotadas.
Son aquellas que nunca lucharon. 


(Manuscrito encontrado en ACCRA, 2012)