sábado, 31 de mayo de 2014

Resulta que la vida no es sino un conjunto de chismes y un nudo de aromas


Sé perfectamente que el día en que me muera no echaré de menos los grandes acontecimientos que pude haber vivido, sino el perfume del café con tostadas y algunas pequeñas sensaciones, por ejemplo, estirar la pierna hacia el lado fresco de la sábana en las madrugadas de primavera cuando cantaba el mirlo en el jardín. Si me da un poco de pereza morir es porque ya no podré ir por las mañanas a comprar el periódico ni contemplar de camino en la parada del autobús los rostros frescos de las adolescentes que tienen aún todo el amor por delante. Mi lucha por la existencia consiste en que a la hora del desayuno sea mucho más importante el aroma del café que las catástrofes que leo en el periódico abierto junto a las tostadas. También es muy placentero llamar por teléfono a algún amigo a media mañana para que te cuente los últimos rumores. Por un lado está la Crítica de la razón pura, de Kant, y por otro están los chismes. Supongo que los chismes de las tertulias será lo último que uno recuerde con una marca más indeleble que cualquier filosofía, y junto a ello estará la suavidad de un paseo vespertino, algunas puestas de sol, las lecturas de noche en la cama con la amorosa luz de la mesilla. Quisiera saber qué hace llorar a los moribundos más sabios. Sin duda, sus lágrimas no se deben a los triunfos que consiguieron ni a las grandes tragedias que soportaron sino a los sencillos placeres que experimentaron, a la gente buena que conocieron, a los alimentos que degustaron con parsimonia entre amigos. ¿Qué es la muerte? Tal vez la muerte consiste en no tomar ya más un cruasán crujiente con el café por las mañanas junto al ventanal ni enterarse ya nunca jamás de los resultados del Campeonato de Liga cada domingo. Al final de todas las religiones y filosofías, en medio de tantos dioses, héroes y sueños, resulta que la vida no es sino un conjunto de chismes y un nudo de aromas, una pequeña costumbre cuyos pilares tan sólidos son de humo y salen de ciertas tazas frente a las cuales uno ha sido feliz.

-Manuel Vicent


viernes, 30 de mayo de 2014

LO QUE NO TE ENSEÑAN EN LA ESCUELA....


"He estado haciendo una lista de las cosas que no te enseñan en la escuela. Ellos no te enseñan cómo amar a alguien. Ellos no te enseñan a ser famoso. Ellos no te enseñan cómo ser rico o cómo ser pobre. Ellos no te enseñan cómo alejarse de alguien que no amas más. Ellos no te enseñan cómo saber lo que está pasando en la mente de otra persona. Ellos no te enseñan qué decirle a alguien que se está muriendo. Ellos no te enseñan nada que vale la pena conocer. "

- Neil Gaiman , The Sandman, vol. 9: Las Benévolas


domingo, 11 de mayo de 2014

El corazón materno, la obra maestra de la creación


Muchas maravillas hay en el universo; pero la obra maestra de la creación es el corazón materno.

-Ernest Bersot (1816-1880) Filósofo francés.

Hay una mujer... que tiene algo de Dios…


Hay una mujer… que tiene algo de Dios… 
por la inmensidad de su amor…
Y mucho de ángel…
por la incansable solicitud de sus cuidados
Una mujer que siendo joven,
tiene la reflexión de una anciana
Y en la vejez…
trabaja con el vigor de la juventud
Una mujer que si es ignorante… 
descubre todos los secretos de la vida…
con mas aciertos que un sabio
y si es instruida…
se acomoda a la simplicidad de los niños
una mujer que siendo pobre, 
se satisface con la felicidad de los que ama
y siendo rica… daría con gusto su tesoro...
por no sufrir en su corazón……
la herida de la ingratitud
una mujer que siendo vigorosa 
se estremece con el gemido de un niño
y siendo débil…
se reviste a veces con la bravura del león
una mujer que mientras vive…
no la sabemos estimar
porque a su lado todos los dolores se olvidan… 
pero…después de muerta daríamos
todo lo que somos y todo lo que tenemos
por mirarla de nuevo… un solo instante…
por recibir de ella… un solo abrazo…
por escuchar un solo acento de sus labios
de esa mujer… no me exijan el nombre..
si no quieren que empape
con lágrimas vuestro álbum…
porque yo la vi pasar en mi camino
Cuando crezcan vuestros 
hijos leedle esta página...
y si preguntan... 
decidles que un humilde viajero....
....en pago del suntuoso hospedaje recibido.
Ha dejado aquí... 
para vosotros un boceto del retrato de su madre...

Poema a la madre - Gustavo Calderini


lunes, 5 de mayo de 2014

EL DULCE SABOR DE UNA MUJER EXQUISITA...


Una mujer exquisita no es aquella que tiene mas hombres a sus pies; sino aquella que tiene uno solo que la hace realmente feliz.

Una mujer hermosa no es la mas joven, ni la mas flaca, ni la que tiene el cutis mas terso o el cabello mas llamativo; es aquella que con tan solo una franca y abierta sonrisa, con una simple caricia y un buen consejo puede alegrarte la vida.

Una mujer valiosa no es la que tiene más títulos ni cargos académicos.

Una mujer exquisita no es la mas ardiente, (aunque si me preguntan a mi, todas las mujeres son muy ardientes, los que estamos fuera de foco somos los hombres); sino la que vibra al hacer el amor con el hombre que ama.

Una mujer interesante no es aquella que se siente halagada al ser admirada por su belleza y elegancia; es aquella mujer firme de carácter que puede decir NO!.

Y un HOMBRE!.. un hombre exquisito, es el que valora a una mujer así. Que se siente orgulloso de tenerla como compañera. Que sabe tocarla como un músico virtuosísimo toca a su amado instrumento.

Que lucha a su lado compartiendo todos sus roles, desde lavar platos y tender la ropa, hasta devolverle los masajes y cuidados que ella le prodigó antes..
La verdad compañeros, que las mujeres en eso de ser 'muy machas' nos llevan gran recorrido...

Que tontos hemos sido y somos cuando valoramos el "regalo" solamente por la vistosidad de su empaque.

Tonto y mil veces tonto el hombre o la mujer que come mierda en la calle teniendo un exquisito manjar en casa.

Gabriel Garcia Marquez