lunes, 19 de agosto de 2013

Eres... ¿león? o ¿gacela?


“Cada mañana una gacela se despierta en África. Esa gacela sabe que debe correr más rápido que el león más veloz, o morirá. Cada mañana en África, un león se despierta. Y sabe que debe correr más rápido que la gacela más lenta, o pasará hambre. No importa si eres la gacela o el león; cuando el sol sale, será mejor que estés corriendo” 
-Roger Bannister, atleta británico, 1929

domingo, 18 de agosto de 2013

LO PEQUEÑO Y LO GRANDE... Ernesto Sabato


Cuando somos sensibles, cuando nuestros poros no están cubiertos de las implacables capas, la cercanía con la presencia humana nos sacude, nos alienta, comprendemos que es el otro quien siempre nos salva. Y si hemos llegado a la edad que tenemos es por que otros nos han ido salvando la vida, incesantemente.

A los años que tengo hoy, puedo decir, dolorosamente, que toda vez que nos hemos perdido un encuentro humano algo quedó atrofiado en nosotros, o quebrado. Muchas veces somos incapaces de un genuino encuentro porque sólo reconocemos a los otros en la medida que definen nuestro ser y nuestro modo de sentir, o que nos son propicios a nuestros proyectos. Uno no puede detenerse a en un encuentro porque está atestado de trabajos, de tramites, de ambiciones. Y porque la magnitud de la ciudad nos supera. Entonces el otro ser humano no nos llega, no lo vemos. Está más a nuestro alcance un desconocido con el que hablamos a través de la computadora.

En la calle en los negocios, en los infinitos trámites, uno sabe -abstractamente- que está tratando con seres humanos, pero en lo concreto tratamos a los demás como a otros tantos servidores informáticos o funcionales. No vivimos esta relación de modo afectivo, como si tuviésemos una capa de protección contra los acontecimientos humanos “desviantes” de la atención. Los otros nos molestan, nos hacen perder el tiempo. Lo que deja al hombre espantosamente solo, como si en medio de tantas personas, o por ello mismo, cundiera el autismo.


LO PEQUEÑO Y LO GRANDE (fragmentos) Ernesto Sabato (La resistencia)

CREO EN LOS CAFÉS...


Creo en los cafés, en el dialogo, creo en la dignidad de la persona, en la libertad. Siento nostalgia, casi ansiedad en el infinito, pero humano, a nuestra medida.

La Resistencia, Ernesto Sabato

miércoles, 14 de agosto de 2013

Sí, nuestra madre era mala, era la más mala del mundo

 

Un día, cuando mis hijos estén crecidos lo suficiente para entender la lógica que motiva a los padres y a las madres, yo habré de decirles:

“Los amé lo suficiente como para haberles preguntado a dónde van, con quién van y a que hora regresarán.”

Los amé lo suficiente como para no haber quedado callado y hacerles saber, aunque no les gustara, que aquel nuevo amigo no era buena compañía.

Los amé lo suficiente para hacerles pagar las golosinas que tomaron del supermercado o las revistas que sacaron al kiosquero.

Los amé lo suficiente como para haber permanecido de pié, junto a ustedes, dos horas, mientras limpiaban su cuarto, cuando yo podía haberlo hecho en 15 minutos.

Los amé lo suficiente como para dejarles ver además del amor que sentía por ustedes, la decepción y también las lágrimas en mis ojos.

Los amé demasiado como para dejarlos asumir la responsabilidad de sus acciones, aún cuando las penalidades eran tan duras que partían el corazón.

Los amé demasiado, y ante todo los amé lo suficiente para decir no cuando sabía que podían odiarme por eso (y en algunos momentos sé que me odiaron). Estas eran las batallas más difíciles de todas. Estoy contenta, vencí, porque al final ustedes ganaron también… y cualquiera de estos días, cuando mis nietos hayan crecido lo suficiente para entender la lógica que motiva a los padres y madres, cuando les pregunten si sus padres eran malos, mis hijos dirán:

“Sí, nuestra madre era mala, era la más mala del mundo. Los chicos comían golosinas en el desayuno y nosotros teníamos que comer cereales, huevos y tostadas; los otros chicos a la hora del almuerzo podían comer papas fritas y gaseosas y nosotros debíamos comer carne, arroz, verduras y frutas.

Sí, nuestra madre era mala, quería saber quienes eran nuestros amigos y qué hacíamos nosotros con ellos. Insistía en que le dijéramos con quién íbamos a salir, aunque demorásemos apenas una hora…

Insistía para que le dijéramos solo la verdad y nada mas que la verdad y cuando fuimos adolescentes parecía leernos el pensamiento.

¡Nuestra vida sí que era pesada!

Ella no permitía que nuestros amigos nos tocaran bocina para salir, tenían que bajar, tocar la puerta y entrar para que los conocieran.

Cuando todos podían volver tarde a la noche, con 12 años, nosotros tuvimos que esperar hasta los 16… y aquella pesada se levantaba para saber si todo había estado bien (solo para saber que estábamos de vuelta).

Por culpa de nuestra madre nos perdimos inmensas experiencias en la adolescencia. Ninguno estuvo envuelto en problemas de drogas, robos, actos de vandalismo, violación de la propiedad, ni fuimos presos por ningún crimen.

¡Todo fue culpa de ella!

Ahora que somos adultos honestos y educados, estamos haciendo lo mejor para ser “padres malos”, como fue nuestra madre.

Yo creo que este es uno de los males de hoy: no hay suficientes “madres malas”

- Dr. Carlos Hecktheuer, médico psiquiatra



jueves, 8 de agosto de 2013

Ten un gran día. . . Dios te lo regala. . . disfrútalo.


Esta mañana desperté emocionado con todas las cosas que tengo que hacer antes de que el reloj marque la media noche.

Tengo responsabilidades que cumplir hoy, soy importante.

Mi trabajo es escoger que clase de día voy a tener, hoy puedo quejarme porque el día esta lluvioso, o puedo dar gracias a dios porque las plantas están siendo regadas gratis.

Hoy me puedo sentir triste porque no tengo más dinero, o puedo estar contento porque mis finanzas me empujan a planear mis compras con inteligencia.

Hoy puedo quejarme de mi salud o puedo regocijarme porque estoy vivo.

Hoy puedo lamentarme por todo lo que mis padres no me dieron mientras estaba creciendo, o puedo sentirme agradecido de que me permitieran haber nacido.

Hoy puedo llorar porque las rosas tienen espinas, o puedo celebrar que las espinas tienen rosas.

Hoy puedo quejarme porque tengo que ir a trabajar o puedo gritar de alegría porque tengo un trabajo.

Hoy puedo quejarme porque tengo que ir a la escuela, o puedo estudiar y abrir mi mente enérgicamente y llenarla de nuevos y ricos conocimientos.

El día se presenta ante mi esperando a que yo le de forma, y aquí estoy yo!... su escultor.

Lo que suceda hoy depende de mi, de nadie más. Yo debo escoger que tipo de día voy a tener.


Ten un gran día. . . Dios te lo regala. . . disfrútalo.

-Desconozco el autor

He aprendido que si hemos de abandonar un lugar amado...


"He aprendido que si hemos de abandonar un lugar amado, en el cual se encuentra nuestro ayer, cualquier manera de hacerlo es buena, excepto morosamente. Debe uno irse sin tardanza. Nunca hay que volver la mirada atrás, ni creer que la hora pasada fue mejor; esa hora está muerta. Los años pasados parecen nuestros, pues los hemos conquistado, mientras que el futuro flota en una nube, y se ve abrumador a la distancia. Pero la nube se disipa a medida que nos internamos en ella. Esto es algo que he aprendido, aunque ya tarde, como tanta gente." 

-Berry Markham



miércoles, 7 de agosto de 2013

Un hombre puede amar siempre a la misma mujer


“Es tan absurdo pretender que un hombre no puede amar siempre a la misma mujer, como pretender que un buen violinista no puede tocar siempre el mismo instrumento”
-Honoré de Balzac. Mayo de 1799 - Agosto de 1850

sábado, 3 de agosto de 2013

El estado natural del ser humano es la felicidad


El estado natural del ser humano es la felicidad, el bienestar, así que una manera muy efectiva de eliminar resistencias ES MANTENER ese estado cada día con cosas tan sencillas como: bailar, cantar, caminar, meditar, admirar la naturaleza, jugar con una mascota, ver un atardecer…etc., en cada persona es diferente, pero, si las haces cambias tu punto de atracción de manera inmediata y las resistencias desaparecen, de manera que el Universo empieza a hacer su trabajo atrayendo a tu vida circunstancias, personas o eventos que correspondan con tu vibración, y viviendo en alegría estarás en la misma sintonía de tu Ser Interior, por tanto POR LEY tus deseos empiezan a manifestarse en tu realidad física.

Así que, todo lo que tienes que hacer es SER FELIZ, observa realmente TODO LO QUE TE RODEA, agradece por ello, EMOCIÓN ATE de estar vivo, de poder respirar, caminar, hablar, de disfrutar de toda la belleza de este mundo, por toda su abundancia que existe en él. SIENTE ESA FELICIDAD, de esa manera estarás completamente alineado con tu perspectiva No-Física O Ser Interior y experimentarás la evidencia de tu Poder para CREAR todo lo que desees.

"Te daré un secreto para manifestar todo lo que desees...  
pero no se lo digas a nadie: Sólo... ¡SÉ FELIZ!" 

Y en ese estado de felicidad le doy la ¡¡¡BIENVENIDA A LA VIDA !!! 

-Joe Vitale



♪ ♫ ♩ ♬
Yo también cometí tantos errores
Tantas veces he tenido que sufrir
Esperando ver llegar tiempos mejores
He pagado un alto precio por vivir
Tengo derecho a ser feliz
Tengo derecho a ser feliz
Tengo derecho a ser feliz
Tengo derecho a ser feliz