martes, 28 de febrero de 2017

Seis veces recién casada


En Iquique todos conocen a Edith Silva (53) como la Liz Taylor chilena. Tal como la famosa actriz, esta dueña de pensión se ha casado innumerables veces: dos con la misma persona y las otras cuatro con hombres diferentes. “No soy de pololear, tampoco me gusta la informalidad de la convivencia. Estar casada me da más seguridad”, afirma.

Contrajo matrimonio por primera vez a los 15 con un militar. Esta fue la única ocasión en que se casó por la iglesia y de blanco. Su matrimonio más largo ha sido de siete años y el más corto de cuatro meses. De un marido enviudó. De los otros cuatro, se separó. “Me llevo bien con mis ex, incluso me llaman para saludarme para mi cumpleaños”, cuenta. Reconoce que no le gusta estar sola y afirma que no se casa con la idea de separarse, pero que cuando se da cuenta de que las cosas no tienen arreglo se separa de inmediato. “Soy realista. Hay cosas en las relaciones de pareja que aunque intentes cambiarlas nunca será posible. Entonces ¿qué sentido tiene seguir intentándolo con esa persona?”.

Ahora Edith espera el divorcio de su último matrimonio para poder casarse por séptima vez con su pareja actual. “Sigo creyendo en el matrimonio y no dudaría un segundo en casarme de nuevo. En el fondo soy una romántica”.



La felicidad es tan intermitente como la luna llena...


La felicidad, para mi, es cuando una emoción positiva gobierna enérgicamente nuestro espíritu, de manera tal, que nos hace perder la conciencia. porque la conciencia es más amiga de la preocupación y de los miedos. la felicidad es tan intermitente como la luna llena. la mayoría de los días, nos olvidamos de buscar la luna en el cielo, otros días la buscamos y encontramos la mitad de ella, muchas veces no la encontramos, hasta que un día sin querer, se nos pianta un ojo para el cielo, y ahí está. redonda y llena de misterios.

-Chano Moreno Charpentier




lunes, 27 de febrero de 2017

De repente todo se vuelve tan simple que asusta...

 

De repente todo se vuelve tan simple que asusta. Perdemos las necesidades, se reduce el equipaje. Las opiniones de los demás, son realmente de los demás, incluso si son sobre nosotros; no importa. Abandonamos las certezas porque ya no estamos seguros de nada. Y no nos hace falta. Vivimos de acuerdo con lo que sentimos. Dejamos de juzgar, porque ya no hay bien o mal, sino más bien la vida que eligió cada uno. Finalmente entendemos que todo lo que importa es tener paz y tranquilidad, es vivir sin miedo, es hacer lo que alegra el corazón en ese momento. Y nada más.

Cuando descubrimos todo eso es cuando llega la satisfacción plena. La verdadera felicidad.

-Desconozco el autor

Salir del claustro


Durante una década, Pamela González (42) fue monja de claustro, conocida como la hermana María Angélica, y siguió votos de pobreza, castidad y silencio, que solo se rompía con los rezos y lecturas en voz alta. Pero esa vida solitaria y silenciosa, terminó por angustiarla.

“Me empezó a molestar estar encerrada. Quería ver perros, niños, cambiarme de ropa, ir al cine”, dice. En 2002 se enfermó gravemente y tuvo que salir por primera vez del convento para que le sacaran un tumor de 10 centímetros en los ovarios, intervención que, además, la dejó imposibilitada de tener hijos. Un año después se enfermó de nuevo. “Me vino el mal de Crohn y mis intestinos reventaron en sangre”.

Ahí fue cuando se dio cuenta definitivamente que el convento no era su lugar. “Tenía 30 años y sentí que no había hecho nada con mi vida”. Habló con la superiora y le dijo que se iba. Se sacó el hábito y llamó a su papá para que la fuera a buscar. Cuando salió no reconocía las calles y la sorprendió saber que un ataque terrorista había acabado con las Torres
Gemelas dos años antes.

Convertirse en ciudadana fue un proceso difícil. “Me costó aceptar que no tenía la vocación que creía y que tenía que empezar a vivir de nuevo, a vivir de verdad, a buscar trabajo, a pagar cuentas. Tuve crisis de pánico, lloré mucho”. Le chocó escuchar la música de Daddy Yankee, tuvo que aprender a hacer un currículum y a tomar micro. Como antes de entrar al convento había estudiado Pedagogía en Castellano, buscó trabajo como profesora y se fue a enseñar a un colegio en Santa Cruz, un lugar donde nadie la conocía. Después volvió a Santiago. Tomó clases de danza árabe, de ballet, de yoga y un curso para que le enseñaran a maquillarse. Ha tenido parejas, pero, hasta el momento, ninguna ha llenado sus expectativas, aunque no pierde la esperanza de enamorarse.

Hoy lleva 11 años fuera y sigue levantándose al alba, pero no para rezar, sino para llegar a tiempo a la escuela en Quilicura donde enseña a niños en riesgo social. Ahora, el timbre del colegio y las risas de sus alumnos marcan el ritmo de sus días. “Todos tenemos derecho a reinventarnos, a empezar una vida de nuevo, aunque creamos que ya habíamos elegido una”.


El valor de las personas no está en el tiempo que duren...


El valor de las personas y las cosas no esta en el tiempo que estas duren, sino la intensidad con que suceden. Por eso existen momentos inolvidables, cosas inexplicables y personas incomparables.

-Fernando Pessoa

Edición: Marisela Serrades Girot

domingo, 26 de febrero de 2017

Los hombres más opacos emiten algún resplandor...


Los hombres más opacos emiten algún resplandor: este asesino toca bien la flauta, ese contramaestre que desgarra a latigazos la espalda de los esclavos es quizá un buen hijo; ese idiota compartiría conmigo su último mendrugo. Y pocos hay que no puedan enseñarnos alguna cosa. Nuestro gran error está en tratar de obtener de cada uno en particular las virtudes que no posee, descuidando cultivar aquellas que posee.

- Memorias de Adriano - Marguerite Yourcenar 

sábado, 25 de febrero de 2017

Acuérdate de lanzar mis cenizas al mar...

 
LA ESPUMA.
Acuérdate de lanzar mis cenizas al mar, allá donde la corriente se conjura para el eterno retorno. Acuérdate de olvidarme. Acuérdate de saber que ya solo soy ceniza y espuma. Acuérdate de volver a la playa, de mirar las olas, de saber que estoy en la cresta de cada onda, en el blanco murmullo con el que rompen en la arena. Acuérdate de que no fui sino espuma en el tiempo, una vida, como todas, diluida en el infinito mar.

Fuente: https://kotyan


El amor después del amor


Doce años habían pasado desde la muerte de su marido cuando, en 2005, María Elena Iturriaga (85) –en ese entonces con 75 años– vio en el diario que había fallecido la mujer de su primer y más profundo amor de la vida, Osvaldo Mira (85). Tres meses después de saber la noticia, para el cumpleaños de Osvaldo, tomó la guía telefónica, buscó el teléfono y lo llamó.

–¿Aló? Osvaldo, ¿sabes con quién hablas?− dijo María Elena.

–No, ¿quién es?– preguntó él. –¿No te acuerdas de mí?, soy la

María Elena–, replicó ella, coqueta.

En 1946, ambos con 17 años, se flecharon y se pusieron a pololear. El plan era claro: cuando él terminara el servicio militar y ella egresara de Pedagogía en Inglés se iban a casar. Mientras tanto, vivían de cartas de amor perfumadas y encuentros en el paseo de la Plaza Brasil. Todo era color de rosa hasta que tras un fin de semana un amigo de Osvaldo le dijo: “Vengo de Cartagena y vi a tu María Elena bailando que se las pelaba con otro”. Los celos se apoderaron de Osvaldo y terminó la relación. “Me pasé toda una película. No pude tolerarlo”, dice Osvaldo. Después de cuatro años de pololeo y con los anillos de ilusiones puestos, María Elena no logró convencerlo. “Destrozada le devolví el anillo, las cartas y nunca más supe de él”, dice. A Osvaldo le costó mucho superarlo, tanto que se demoró 38 años en casarse con otra mujer, a los 59 años. Él no tuvo hijos, María Elena tuvo cinco. En 56 años solo se cruzaron en un supermercado, una ferretería y un funeral, encuentros que los dejaba a cada uno pensando en el otro. “Cuando recibí en 2005 ese llamado, después de haber enviudado, sentí que una ventana se abría en la oscuridad”, dice Osvaldo. Ambos sintieron la necesidad de verse. El encuentro fue en el Starbucks del Parque Arauco y ella pidió tomarlo del brazo. “Necesitaba tocarlo, fue como si nunca nos hubiésemos separado”, recuerda María Elena. Se contaron la vida entera y comenzaron a verse todos los días. “Le di un beso y volvimos a pololear a los 76 años”, dice Osvaldo. Dos veces a la semana iban a bailar a Las Brujas y se dedicaron a recuperar el tiempo perdido. El 3 de noviembre de 2006, en una ceremonia solemne con la familia, se casaron simbólicamente y se fueron a vivir juntos. La luna de miel fue en Buenos Aires y para ellos aún no termina.

viernes, 24 de febrero de 2017

Pero te quiero, siempre te quiero...


“A veces también se me acaban las sonrisas para ti, a veces también se me acaban las ganas de escribirte. Pero te quiero, ojalá lo entiendas, siempre te quiero, pero a veces mis abrazos no tienen calor y mi boca no sabe que decir… Pero te quiero, siempre te quiero, cuando no te convengo, cuando no me soportas, cuando te odio, te quiero.”

- Alejandra Pizarnik


Andar con otras piernas



El l3 de abril de 2011, Kevin Silva (18) esperaba en el paradero de la esquina de su casa en la población Santa Adriana, en la comuna de Lo Espejo, una micro para ir a correr la maratón de Santiago. A las 7:15 de la mañana, mientras él tenía la cabeza puesta en la carrera, un hombre en estado de ebriedad perdió el control de su auto y lo atropelló. En el accidente perdió sus dos piernas. “Nunca dejé de tener conciencia. Una ambulancia que pasaba por casualidad me llevó al hospital, gracias a eso no morí desangrado. Ahí me sedaron. Al despertar supe que había perdido mis piernas”.

Para la familia fue terrible pero no dejaron que Kevin se echara a morir. Él estaba increíblemente tranquilo, enfocado en cómo seguir estudiando y continuar con su vida. En cómo volver a ponerse de pie.

Estuvo siete meses hospitalizado. Luego, comenzó la rehabilitación y el proceso para aprender a caminar con las prótesis. Iba a la Teletón todos los días y luego seguía entrenando en su casa en las dos paralelas artesanales que sus padres le construyeron. “Nunca vi transpirar tanto a una persona intentando caminar”, cuenta Brenda Toledo, su madre, quien se transformó en el pilar fundamental de su recuperación. “Yo veía que le dolía, pero me aguantaba la pena y me descargaba sola. No podía derrumbarme. Él me necesitaba bien”, agrega. Con toda esta determinación, a un año del atropello empezó a caminar de nuevo. Esa fuerza para salir adelante lo transformó en un símbolo de superación, tanto que fue uno de los portadores de la antorcha olímpica en los Juegos Olímpicos de Londres en 2012.

Hoy, Kevin está en el primer semestre de Ingeniería Civil Industrial en la Universidad Andrés Bello y camina como un transeúnte cualquiera con ayuda de un bastón. Y aunque ponerse las prótesis a diario implica un esfuerzo enorme, sobre todo por el dolor que le provocan, no está atado a una silla de ruedas. Puede ir al mall, tomar el Metro, visitar amigos. “Quiero ser profesional, tener una familia, hacer mi vida normal. Hay que tratar de buscar el arreglo a los problemas, no la excusa. No quiero vivir con peros”.

 Fuente: http://www.paula.

jueves, 23 de febrero de 2017

No te rindas...


Cuando las cosas vayan mal como a veces pasa. 
Cuando el camino parezca cuesta arriba. 
Cuando tus recursos mengüen y tus deudas suban, 
Y al querer sonreír, tal vez suspiras. 
Cuando tus preocupaciones te tengan agobiado, 
Descansa si te urge, pero no te rindas. 
La vida es rara con sus vueltas y tumbos 
Como todos muchas veces comprobamos. 
Y muchos fracasos suelen acontecer 
Aún pudiendo vencer de haber perseverado. 
Así es que no te rindas aunque el paso sea lento. 
El triunfo puede estar a la vuelta de la esquina. 
El triunfo es el fracaso al revés; 
Es el matiz plateado de esa nube incierta 
Que no te deja ver su cercanía... 
Aún estando bien cerca. 
Por eso, decídete a luchar sin duda, 
Porque en verdad, cuando todo empeora, 
el que es valiente, no se rinde, lucha!

-Rudyard Kipling


Perdió cien kilos


La abogada Rocío Escudero (31) deslumbra con su espigada figura en los tribunales de Santiago, pero no siempre fue así. Hasta hace seis años pesaba 146 kilos. Y fue víctima de bullying por ello. Pero esas mismas burlas que la hicieron llorar, la movilizaron a adelgazar. En cuatro años bajó casi cien kilos: con dieta, ejercicio y cambiando por completo sus hábitos. También se tiñó rubia y empezó a usar vestidos cortos y tacos altos.

El camino para que Rocío fuera quien es hoy ha sido largo. “Cuando entré a estudiar Derecho dejé de hacer deporte; en el colegio era lanzadora de bala y eso me ayudaba un poco con el peso. Pero en la universidad seguí comiéndomelo todo y me disparé. Pasé de 120 a 146 kilos y ahí toqué fondo”. En este punto unas tías la impulsaron a que bajara de peso, y ella enganchó.

“Estaba atrapada en mi cuerpo. Necesitaba cambiar”. Fue a un nutriólogo, empezó una dieta y se puso a correr. De a poco, fue bajando. Primero adelgazó 20 kilos y se dio cuenta de que podía. Bajó 20 más y empezó a animarse. Cuando llegó a los 90 kilos conoció a alguien y se enamoró. Y eso le dio aún más empuje para seguir. “Bajar casi cien kilos fue como nacer de nuevo”.

“La vida da muchas vueltas”, reflexiona. En 2013, cuando ya había logrado ser la mujer que es ahora, de 54 kilos, volvió a su natal San Fernando y fue a la discotheque más popular del lugar. Un hombre la sacó a bailar. Él le preguntó cómo se llamaba y ella le dijo: “Pero si tú me conoces de toda la vida”. Él la miró extrañado. “Si fuera así estaría casado contigo”, le contestó coqueto. Rocío entonces lo enfrentó, era el compañero que más bullying le había hecho en el colegio y que en ese momento no la reconoció: “No puedo creer que le digas eso a la Karla Guatero, a la Zapallito Italiano, a la Chancha Pigui”, le dijo ella, repitiendo los sobrenombres que le había colgado mientras a él se le desfigurada la cara. “Terminó pidiéndome perdón”, cuenta.

Irónicamente, después de todo el peso que se ha sacado de encima, cuenta que la gente sigue hablando. “Antes me molestaban porque era gorda, ahora porque soy flaca. ‘Se cree Barbie, se siente diva’, me dicen. Pero ya dejó de importarme lo que diga el resto. Ahora creo en mí”.



Necesito hallar la pareja perfecta...


Erase una vez una muchacha de nombre Nadia, cuya belleza atraía a todos los que la conocían. A pesar de ello, Nadia se sentía muy sola. Tras la alegría del primer encuentro con sus pretendientes, les encontraba defectos. Entonces, sentía que su amor se marchitaba y seguía anhelando su ideal de pareja perfecta.

Un día, Nadia oyó hablar de un sabio que a todos conmovía con sus palabras. Aquella noche, decidió consultarle su problema.

"Tal vez -se decía- me pondrá en el camino de ese hombre ideal que sueño".

A la mañana siguiente, llegó hasta él y, tras exponerle su mala suerte, le dijo:

"Necesito hallar la pareja perfecta. ¿Qué podéis decirme? Una persona como usted, sin duda, habrá encontrado la pareja perfecta".

Aquel anciano, mirando a Nadia con brillo intenso en sus ojos, le dijo:

"Pasé mi juventud buscando a la mujer perfecta. En Egipto, encontré a una mujer bella e inteligente, pero era muy inconstante y egoísta. En Persia, conocí a una mujer que tenía un alma buena y generosa, pero no teníamos aficiones en común… Y así una mujer tras otra. Al principio, me parecía haber logrado "El gran encuentro", pero, pasado un tiempo, descubría que faltaba algo que mi alma anhelaba. Fueron transcurriendo los años hasta que de pronto, un día …", - dijo el anciano haciendo una emocionada pausa - La vi, resplandeciente y bella. ¡Allí estaba la mujer que yo había buscado toda mi vida!".

"¿Y qué pasó? ¿Te casaste con ella?", replicó entusiasmada la joven Nadia.

"Al final … la unión no pudo llevarse a cabo".

"¿Por qué?, ¿Por qué?"

"Porque al parecer – le dijo el anciano con un gran brillo en sus ojos, 

-ella buscaba la pareja perfecta … "


Fuente: De cuentos para aprender a aprender (Gaia), de J.M.Doria.


Yo no sé si es amor lo que siento por ti...


"Yo no sé si es amor lo que siento por ti, no me he preocupado por encontrar una definición exacta de mis sentimientos, lo único que te puedo decir, es que, a tu lado puedo ser yo, completamente y no sólo en partes, y esa libertad que me das para ser yo mismo, es lo que me hace explotar de emociones, contigo".

-@victordelahoz


miércoles, 22 de febrero de 2017

Si tu gordura te atrapa corre... Voy por ti.

Si tu gordura te atormenta, déjame ser tormenta que te baña de besos. Si tu gordura te acompleja, más compleja es la ecuación que me despierta tu erotismo. Si tu gordura te atrapa corre... Voy por ti".

-Maby Martínez


♪ ♫ ♩ ♬
Siempre que yo voy a un baile
me busco una saporrita 
siempre que yo voy a un baile
yo me busco una gordita
para reponer la entrada
bailo la noche enterita
para reponer la entrada
bailo la noche enterita


Mire caballero, dele un orgasmo visual...


Mire caballero, usted podrá hacer el amor con una dama, destazar su cuerpo, beber su pasión y aún así no será suya. Si alguna vez quiere tener la dicha, desnude sus ojos, tumbe sus murallas, átele el alma con la pupila, hágale gritar sus miedos, dele un orgasmo visual y le aseguro que cada vez que vea la luna, le contará cuando fue suya...

-Desconozco el autor







martes, 21 de febrero de 2017

"Bendición" Que Dios nos bendiga a todos.


Bendecir es desear la mayor y mejor protección  para alguien, algo o un lugar.

Bendecir puede ser en forma directa o a través de una figura divina.  Yo Te bendigo o que Dios te bendiga.

Tener la bendición de los padres genera una protección´dada por el amor más puro.

Darle la bendición a los hijos produce la serenidad de darle la protección divina.

Bendecirse a uno mismo es un acto que nos debe proteger del más duro de los adversarios que, en muchas ocasiones vive en uno mismo.

Bendecir la tierra en la que se vive es demostrar cuanto amamos todo lo que nos da, desde el sustento hasta identidad.

La bendición plantea una focalización positiva de los valores, pensamientos, emociones y comportamiento por parte de quien la da.

Los amores benditos son aquellos que, pese a todas las dificultades que encuentran, siguen siendo amor dando protección.

La bendición es una energía positiva cuyo primer efecto se causa en quien la brinda. Así de simple.

Es muy difícil que tú me maldigas con saña si sabes que yo a ti te bendigo con honestidad.

Bendiciendo lo que se tiene lo más probable es que con inteligencia y trabajo cada vez tengan más prosperidad.

Es mejor enseñar a tus hijos a bendecir lo que tienen que maldecir por lo que carecen. Ese es, de manera simple, el buen camino.

La amargura de quienes maldicen jamás le permite gozar de lo que tienen y obtienen.

"Bendición"  Que Dios nos bendiga a todos.

-Roberto de Vries ‏@doctordevries


No hay más maestro que el enemigo (...)


“No hay más maestro que el enemigo (...) Sólo el enemigo te enseña tus puntos débiles. Sólo el enemigo te enseña tus puntos fuertes. Y las únicas reglas del juego son qué puedes hacerle y qué puedes impedir que te haga.

A partir de ahora soy tu enemigo. A partir de ahora soy tu maestro."

-El juego de Ender


La importancia de ser coherente entre lo que creemos y lo que hacemos.


El semáforo se puso amarillo justo cuando él iba a cruzar en su automóvil y, como era de esperar, hizo lo correcto: se detuvo en la línea de Paso para Los peatones, a pesar de que podría haber rebasado la luz roja, acelerando a través de la intersección. La mujer que estaba en el automóvil detrás de él estaba furiosa. Le tocó la bocina por un largo rato e hizo comentarios negativos en alta voz, ya que por culpa suya no pudo avanzar a través de la intersección… y para colmo, se Le cayó el celular y se Le regó el maquillaje.

En medio de su pataleta, oyó que alguien Le tocaba el cristal del lado. Allí, parado junto a Ella, estaba un policía mirándola muy seriamente. El oficial Le ordenó salir de su coche con Las manos arriba, y la llevó a la comisaría donde la revisaron de arriba abajo, Le tomaron fotos, Las huellas dactilares y la pusieron en una celda.
Después de un par de horas, un policía se acercó a la celda y abrió la puerta. La señora fue escoltada hasta el mostrador, donde el agente que la detuvo estaba esperando con sus efectos personales:

– “Señora, lamento mucho este error”, Le explicó el policía.

“Le mandé a bajar mientras usted se encontraba tocando bocina fuertemente, queriendo pasarle por encima al automóvil del frente, maldiciendo, gritando improperios y diciendo palabras soeces. Mientras la observaba, me percaté que de su retrovisor cuelga un Rosario, su carro tiene en su bumper un sticker que dice ‘¿Qué haría Jesús en Mi lugar?’, su tablilla tiene un borde que dice ‘Yo escojo la Vida’, otro sticker que dice ‘Sígueme el Domingo a la Iglesia’ y, finalmente, el emblema cristiano del pez. Como es de esperarse, supuse que el auto era robado.”

Esta simpática historia muestra la importancia de ser coherentes entre lo que creemos y lo que hacemos. Para ser cristiano no basta con ir a la Iglesia Los domingos o leer la Biblia de vez en cuando, porque el cristianismo es un estilo de vida: el estilo de vida de Jesús… Así que la próxima vez que vayas en el auto, o de compras al supermercado, o te encuentres atendiendo algún cliente, recuerda que el mundo te está mirando y espera ver a Jesús en ti.

-Desconozco el autor

Pensar que nos amamos tanto...


Éramos como dos sombras cargadas de cansancio y hastío. Pensar que nos amamos tanto y ahora no queda más que ese dolor en el estómago de la distancia.

#Leunam 


♪ ♫ ♩ ♬
En un rincón del alma 
donde tengo la pena 
que me dejo tu adiós, 
en un rincón del alma 
se aburre aquél poema 
que nuestro amor creo. 
en un rincón del alma 
me falta tu presencia 
que el tiempo me robó, 
tu cara, tus cabellos 
que tantas noches nuestras 
mi mano acaricio. 

lunes, 20 de febrero de 2017

Lo que toda mujer debe negar absolutamente a todos los hombres


Hay cosas que ninguna mujer debe hacer para complacer a un hombre. Hacer esto, podría poner en peligro el carácter y la persona que tú en realidad eres.

Hay cosas que ninguna mujer debe hacer para complacer a un hombre. Hacer esto, podría poner en peligro el carácter y la persona que tú en realidad eres. Evita a toda costa hacer estas 5 cosas por un hombre, recordando que este hombre puede ser un conocido, un amigo o incluso un desconocido.

1. Creer todo lo que dice

Él tiene su opinión y tú la suya. Para complacer a alguien tú no tienes que aceptar todo lo que la otra persona habla. La mayor conexión entre un hombre y una mujer es cuando comparten sus ideas y creencias. Si a él no le importa lo que tú tienes para decir, se nota claramente que él no se preocupa por ti. Y si él no acepta lo que tú dices y trata de contradecirte es una señal de que es un hombre controlador. Cada uno tiene su lugar y hay que respetar ese espacio. Por supuesto, para una buena relación cada uno debe dar un poco, pero eso no quiere decir que uno tiene el derecho de controlar la vida del otro.

2. Enviar fotos comprometedoras

Hoy en día es común escuchar la palabra "desnudos" como algo muy normal en las relaciones y en la vida. De hecho, muchas niñas están enviando fotos comprometedoras a hombres que no conocen y que nunca han visto en persona. Creo que este tipo de fotos no deben ser enviadas ni siquiera cuando la pareja ya está casada, por el bien del auto-respeto y privacidad. Hay un gran riesgo de que alguien las vea y que tenga acceso a estas. Así que nunca envíes a un hombre una imagen que te pueda pesar en el futuro.

3. Cambiar tu apariencia

No hay ningún problema con el deseo de sentirse bella y deseada. Puedes vestirte, peinarte y usar maquillaje antes de encontrarte con él para acentuar tu belleza. El problema es cuando una mujer deja de sentir confianza en sí misma y sólo quiere sentirse querida, y para lograr eso complace al hombre. Si él se centra más en tus curvas, la cantidad de calorías que consumes, en tu pelo, maquillaje, la ropa que usas, no pierdas tu tiempo con él porque él está más interesado en tu físico que en ti. Busca a alguien que aprecia quien en realidad tu eres.

4. Renunciar a tus sueños

Cada mujer tiene sueños y esperanzas para el futuro. No porque hayas conocido a alguien y empezado una relación, estos sueños, deben ser olvidados. La relación y tus sueños deben unirse. Tú puedes lograr cualquier cosa que desees, incluso en una relación.

5. Alejarse de la familia y amigos

Tu familia y amigos son parte de tu vida y tú debes dejar esto claro (a todo el mundo). Si un hombre te obliga a dejar a tu familia y amigos de lado, no te respeta. Si le gustas, va a tratar de agradarle a las personas que tú más quieres.

Fuente: https://familias.com/


domingo, 19 de febrero de 2017

Si hay amor, habrá siempre una oportunidad


Mientras ella se apoyaba en su hombro con los ojos mojados, él la miraba de reojo y le decía al oído: –No importa cuantas veces tropecemos, siempre vamos a levantarnos. Si hay amor, habrá siempre una oportunidad para empezar de nuevo.

 — Leunam

sábado, 18 de febrero de 2017

Si me vas a amar, ámame...


Si me vas a amar, ámame. Mi boca está cansada de esperar que tus labios lleguen a callarla.

-Brando. Cartas al tiempo.
MindofBrando



♪ ♫ ♩ ♬
Que nunca pierdo el sueño por cualquiera 
Que se quedó en mi pecho lo que hiciste 
Que no debí bajar esa escalera 
Solo quiero volver a verte 
Y despejar las dudas que me quedan 
No sé si te abracé lo suficiente 
O nos ganó la prisa 
Vuelve yo te espero aquí... 
Aquí, aquí 

8 de cada 10 jóvenes son maltratados por sus novias


Un estudio realizado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía de México reveló que 8 de cada 10 jóvenes son maltratados por sus novias, ósea que el 78% de los hombre entre edades de 17 a 24 años han sufrido violencia psicológica de parte de sus parejas.

Así el instituto detalla que los hábitos violentos más frecuentes de las mujeres hacia los hombres serían conductas como revisar sus celulares, prohibirles tener amigas, mostrar celos y hasta cuidar a quien están mirando.

Las preguntas más comunes que las novias les hacen a su novios para expresar su agresividad contra ellos son: “¿Ya no me quieres?”, “¿Quién te llamó?”, “No me cae bien esa chica”, “¿A quién miras?”, “¿Sales con alguien más?

También el estudio reveló que solo uno de 4 jóvenes utiliza la línea de ayuda para reportar los abusos de los que son víctimas, así como indagar con interrogantes como: “¿Si me obliga a casarme es violencia?”, “¿Si me chantajea es violencia?”, “¿Si solo yo pago la cuenta es violencia?”, reflejando que no se tiene claro qué es violencia y qué no.

viernes, 17 de febrero de 2017

Tu amor por otra persona es tuyo...


Tu amor por otra persona es tuyo. Te pertenece a ti. Si la otra persona lo rechaza, sólo está perdiendo ese amor tuyo". "Lo que tú das, es tuyo para siempre". "Lo que tú guardas, se pierde para siempre.

-Omar Sharif, en El Sr. Ibrahim y las flores del Corán. 

jueves, 16 de febrero de 2017

Lo que nadie te dijo acerca de mudarte a otro país en tus 20s



Cambios, nostalgia, alegrías, y sorpresas. Cuida tu pasaporte, y recuerda siempre de dónde vienes y hacia dónde vas.


1. No importa qué tanto te consentían en casa, vas a madurar

2. La primera etapa que vas a pasar es la de turista: le tomarás fotos a todo y todo te encantará.

3. Luego te darás cuenta del cambio, y estarás deprimido por un corto tiempo.

4. Después entrarás en la etapa hater: lo odiarás y criticarás casi todo.

5. Finalmente, llega la etapa de la normalidad: te adaptarás a todo

6. Si viajas en pareja todo será más barato

7. Y si viajas solter@ es probable que consigas novi@ más rápido de lo que esperas

8. En las fechas importantes habrá momentos en que extrañarás todo

9. Tus mejores amigos estarán muy lejos

 10. Y aunque harás amistades nuevas

11. … nunca serán igual que ellos

12. Aprenderás a vencer los obstáculos más rápido

13. Comenzarás a parecerte mucho a tu mamá; en serio, mucho más de lo que quisieras

14. Valorarás a tu familia como nunca lo hiciste

15. Compararás el lugar de donde vienes con el país en donde estás

16. Ten por seguro que cambiarás, pero en el fondo siempre seguirás siendo tú mismo.

17. Si te tomas las cosas con calma, verás que te empezarán a llegar oportunidades

18. Y tus sueños se irán cumpliendo poco a poco

19. Vivirás en la nostalgia

20. Pero, la felicidad llegará a ti cuando te des cuenta que hiciste la mejor elección de tu vida

21. Y que aún tienes un largo camino por recorrer


Fuente: https://www.buzzfeed.com/gretaalvarez?language=es

miércoles, 15 de febrero de 2017

Frases de "EL PRINCIPITO"


En 1943, mientras se hospedaba en un hotel de Nueva York, el escritor y aviador francés Antoine de Saint-Exupéry escribió El Principito (Le Petit Prince), el libro francés contemporáneo más leído del mundo. En sus páginas Saint-Exupéry habla de boas, de baobabs, de reyes tiranos, de amistad, de hombres de negocios, de astrónomos, de planetas, de geógrafos... Seleccionamos cinco fragmentos singulares con cierta dosis de ciencia para celebrar el aniversario de su publicación.

Bautismo planetario. "[...] aparte de los grandes planetas como la Tierra, Júpiter, Marte, Venus, a los que se les dio nombre, hay otros centenares que son a veces tan pequeños que cuesta mucho divisarlos con el telescopio. Cuando un astrónomo descubre uno de ellos, lo bautiza con un número."

Posesiones y patentes. "- Cuando encuentras un diamante que no es de nadie, es tuyo. Cuando encuentras una isla que no es de nadie, es tuya. Cuando eres el primero en tener una idea, la haces patentar: es tuya. Y yo poseo las estrellas, puesto que nunca nadie antes que yo pensó en poseerlas.
-Es cierto-dijo el principito- Pero ¿qué haces tú con ellas?
-Las administro. Las cuento y recuento[...]-Yo, si poseo un pañuelo, puedo abrigar con él mi cuello y llevarlo conmigo a donde vaya. Si poseo una flor, puedo cortarla y llevármela. En cambio tú no puedes cortar las estrellas.
-No, pero puedo depositarlas en el banco."

Geógrafos y exploradores. "No es el geógrafo quien va a contar las ciudades, los ríos, las montañas, los mares, los océanos y los desiertos. El geógrafo es demasiado importante para andar paseando. No abandona su escritorio. Pero en él recibe a los exploradores. Los interroga y toma nota de sus recuerdos. Y si los recuerdos de alguno de ellos le parecen interesantes, el geógrafo hace hacer una encuesta sobre la integridad moral del explorador. 

[...]Un explorador que mintiera provocaría catástrofes en los libros de geografía. Y también un explorador que bebiera demasiado.[...] Porque los borrachos ven doble. Entonces el geógrafo anotaría dos montañas, donde no hay más que una."

El gran planeta azul. "Para darles una idea de las dimensiones de la Tierra les diré que antes de la invención de la electricidad se debía mantener en ella, en el conjunto de los seis continentes, un verdadero ejército de cuatrocientos sesenta y dos mil quinientos once faroleros. Vistos desde una cierta distancia producían un efecto espléndido."

Píldoras contra la sed. "Era un vendedor de píldoras perfeccionadas que calman la sed. Se toma una por semana y no se siente más la necesidad de beber.
- ¿Por qué vendes eso? – dijo el principito.
- Es una gran economía de tiempo – dijo el vendedor. – Los expertos han hecho cálculos. Se ahorran cincuenta y tres minutos por semana.
[...] 'Yo - se dijo el principito - si tuviera cincuenta y tres minutos para gastar, caminaría lentamente hacia una fuente...'"


Así fue como el Principito domesticó al zorro.
-¡Por favor… domestícame! –dijo el zorro.
-Me encantaría -respondió el Principito-, pero no tengo mucho tiempo. Tengo que descubrir amigos y conocer muchas otras cosas.
-Sólo se conocen las cosas que se domestican -dijo el zorro-. Los hombres ya no se dan tiempo para conocer nada. Compran todo hecho en las tiendas. Pero como en las tiendas no venden amigos, los hombres ya no tienen amigos. ¡Si quieres un amigo, domestícame!
-¿Qué debo hacer? -preguntó el Principito.
-Debes tener mucha paciencia -respondió el zorro-. Al principio te sentarás un poco lejos de mí, así, de esta manera, sobre la hierba. Te miraré de reojo y tú no dirás nada. El lenguaje es fuente de malentendidos. Pero cada día podrás sentarte un poco más cerca…
El Principito volvió al día siguiente.
-Hubiera sido mejor -dijo el zorro- que volvieras a la misma hora. Si vienes, por ejemplo, a las cuatro de la tarde, desde las tres comenzaré a ser feliz. Y cuanto más avance la hora, más feliz me sentiré. A las cuatro ya estaré inquieto y preocupado; ¡y así, cuando llegues, descubriré el precio de la felicidad! Pero si llegas a cualquier momento, nunca sabré a qué hora preparar mi corazón…Los ritos son necesarios.